//
estás leyendo...
Libros, Reflexiones

¿El tamaño importa? De Jonah Falcon a Diógenes

Si mal no recuerdo, Orhan Pamuk soñaba de adolescente con tener una grande y vistosa, tan espectacular que pudiera posar junto a ella delante de los fotógrafos. Esa visión obscena se esfumó en cuanto los periodistas atravesaron la puerta, cuando él contaba con unos treinta y pocos años.  Ahora, según dice, la idea de “cuanto más grande mejor” le resulta agobiante, afirmando incluso que le produce fastidio y rencor.1

George Orwell, apasionado de los grandes tamaños, se pasó al lado del ascetismo tras un periodo de duro trabajo. Eso de lucir tamaño, si no era acompañado de calidad, poco le interesaba.2

Jonah Falcon. (Mirror)

Jonah Falcon. (Mirror)

Hace unos días leí un artículo de un Jonah Falcon de la literatura. Al tipo se le notaba obsesionado con comprar libros, buscando un mayor tamaño de librería como si éste estuviera relacionado con la sabiduría de su dueño. Lo más sorprendente no era que hablara en términos de lectura sino de compra. No sé si me explico. En vez de decir: «Me quiero leer este libro», decía: «Tengo tal libro pendiente de comprar.»

No voy a negar que luzco un buen tamaño para mi edad. Tengo libros amontonados, en fila, dados la vuelta y en lugares insospechados. Sin embargo, ninguno de ellos está ahí sin haberse ganado ese lugar.

Disfruto con los libros que poseo porque todos ellos, al abrirlos o mirarlos, me transmiten la sensación que tuve cuando los leí por primera vez. Amontonar libros que no he leído me produce una sensación de malestar, parecida a lo que sentiría si amontonara piedras por la supuesta belleza del montón.

Tampoco voy a negar que algunos de los libros que tengo no los he leído. Pero ésos están medio escondidos para que no me recuerden lo irresponsable que fui al comprarlos sin realmente desearlos. Será más pronto que tarde cuando los deje abandonados a su suerte, por si algún lector exhibicionista los quiere para un aumento de librería.

Cada día me alejo más de la necesidad de poseer. He descubierto que con menos se vive mejor – siempre y cuando las necesidades básicas estén cubiertas – , incluso en un mundo donde se lucha por vivir rodeado de objetos. La libertad no reside en poder elegir entre una gama de productos, sino en poder rechazar todos.

Diógenes sentado en su tinaja. Jean-Léon Gérôme (1860).

Diógenes sentado en su tinaja. Jean-Léon Gérôme (1860).

1.-Cómo me libré de algunos de mis libros (Orhan Pamuk)

2.-Recuerdos de una librería (George Orwell)

Anuncios

Acerca de Diego DZ

Madrid, 1988. Físico. En mis ratos libres corro y leo, también escalo y escribo.

Comentarios

9 comentarios en “¿El tamaño importa? De Jonah Falcon a Diógenes

  1. Me gusta todo lo que dices. Por si te sirve de consuelo yo calculo que he leído el 85 ó 90 por ciento de los libros que tengo. Hace poco charlando con otros blogueros me acordé de la anécdota que me contó hace ya varios años, la Sra. de Giner, dueña de una librería que frecuentaba. Me parece que es divertida (aunque terrorífica a la vez) y tiene que ver con lo que cuentas: “Vino una señora muy bien vestida, miraba y miraba y no se decidía, entonces me acerqué para ver si podía ayudarla, respiró profundo y me soltó – Ay sí…, necesito 75 cm de libros de lomo bonito! -“

    Publicado por 23joechip | 4 julio, 2013, 10:02 AM
  2. Me alegro de que te alejes cada vez más de la necesidad de poseer. No caer en las trampas de la sociedad de consumo es difícil, sobre todo cuando se maneja pasta; pero se puede no caer. Yo soy feliz con mi móvil de 9 euros, al que no hago ni caso. En mi casa no entran zapatillas nike ni productos cuya mano de obra es de origen incierto. Me voy a dar un buen paseo con buenos amigos pero no paso por lo de ir a cenar (50 euros) con los “compañeros” del trabajo para celebrar hipócritamente no sé que navidad y fines de curso.

    Sabiduría es lo que tienes, Diego.

    Lourdes

    Publicado por lourdes | 4 julio, 2013, 12:54 PM
    • Como yo no manejo no tengo problema jejeje. Lo que hablas el móvil…me pasa lo mismo: lucho por no subir de tarifa pese a que cada tres días mi compañía me llama para ofrecerme soluciones a problemas que no tengo. Es alucinante cómo nos hacen creer que necesitamos algo que en realidad es más un problema que otra cosa.

      Publicado por Diego | 4 julio, 2013, 5:43 PM
  3. Mi biblioteca tiene dos limitaciones: me he fijado un tope de mil libros, así que de vez en cuando, entre sollozos, me desprendo de algunos. Y en mi cuarto de lectura instalé una estantería, mangada a mis hijos, cuya altura entre baldas es de 21 cms., que reservo para nuevas adquisiciones. Editoriales como Alfaguara me están vedadas por la altura de sus libros. Limitaciones culturales … Un saludo

    Publicado por Oesido | 6 julio, 2013, 8:56 AM

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Herman Hesse hablando de tamaños | Ruta 142 - 18 agosto, 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: