//
estás leyendo...
Fragmentos

Extraños

De una manera magistral, Thomas Mann describe en La muerte en Venecia esos encuentros diarios entre personas que no se conocen. Cruce de miradas, deseos por conocer lo ajeno, situaciones incómodas…

Nada hay más extraño ni más delicado que la relación entre personas que sólo se conocen de vista, que se encuentran y se observan cada día, a todas horas, y, no obstante, se ven obligadas , ya sea por convencionalismo social o por capricho propio,  a fingir una indiferente extrañeza y a no intercambiar saludo ni palabra alguna. Entre ellas va surgiendo una curiosidad sobreexcitada e inquieta, la histeria resultante de una necesidad de conocimiento y comunicación insatisfecha y anormalmente reprimida, y, sobre todo, una especie de tenso respeto. Pues el hombre ama y respeta al hombre mientras no se halle en condiciones de juzgarlo, y el deseo vehemente es el resultado de un conocimiento imperfecto.

Nighthawks . Edwad Hopper (1942).

Nighthawks . Edwad Hopper (1942).

Anuncios

Acerca de Diego DZ

Madrid, 1988. Físico. En mis ratos libres corro y leo, también escalo y escribo.

Comentarios

6 comentarios en “Extraños

  1. Todos los días tomo café en el mismo sitio y saludo amigablemente a una variada tribu, de diverso pelaje, con la que coincido todos los días, pero a los que después de años no conozco de nada, ni tampoco tengo interés en conocer, es cierto. El tema da de sí ….

    Publicado por Oesido | 11 julio, 2013, 6:52 AM
    • Me pasó algo parecido un año en el que decidí cambiar de trayecto para ir a la universidad. Veía a la misma chica todos los días en la parada de autobús. Los dos esperábamos en silencio a que llegara sabiendo que nos conocíamos de vista porque teníamos un amigo en común. No nos saludamos hasta que no quedó más remedio. Después decidí volver a mi antiguo trayecto…

      Publicado por Diego | 11 julio, 2013, 8:10 AM
  2. No saludas hasta que un día te la encuentras estando borracho y hablando te enteras de que no le gustan los Beatles y maldices toda la intriga previa. He ahí el paradigma.

    (Te sigo siguiendo eh, pero tengo -evidentemente- poco tiempo).

    Publicado por Miguel | 17 julio, 2013, 2:51 PM
  3. De tanto mudarme he perdido el café habitué, eso sin contar cuando destruyeron mi amado bar “la capital”, en Rosario. Extraño mucho esa sensación de familiaridad, donde se comparte mucho más que en otro ámbito, pero a la vez mucho menos, porque uno puede terminar hablando de que ya no va más con la novia, de que la vida así no gusta, y el que te mira del otro lado asiente y quizá es un extraño del cual no sabes ni el nombre. Es justamente lo que transmite la imágen de Hopper, la familiaridad de los extraños, la sensación de contención del bar y más allá la madrugada terrible que acecha como un monstruo. Y me fui al carajo… Saludos.

    Publicado por fulca | 13 agosto, 2013, 10:10 PM
  4. La familiaridad de los extraños, eso es!. A todos nos ha pasado, “conocer” extraños de los que sabes su vida (por escucharle, por verle todos los días en el mismo sitio) y sin embargo no conoces su nombre. No deja de ser curioso.

    Publicado por Diego | 14 agosto, 2013, 9:27 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: