//
estás leyendo...
Ciencia, Reflexiones

Sobre la inspiración

Cuentan algunas lenguas que, mientras cruzaba un rincón de la Catedral de Notre Dame, Victor Hugo se inspiró en la palabra destino esculpida en la piedra para escribir Nuestra Señora de París. Una simple palabra, que para unos no había significado nada, lo fue todo para él, la semilla que floreció para convertirse en obra maestra.

Muchos nos preguntamos dónde residen las ideas que hay que rescatar para crear algo a partir de ellas. A diferencia de la Ciencia, en donde la inspiración es la herramienta que nos permite descubrir lo que ya existe (pero no veíamos), en las disciplinas artísticas se trata de inspirarse para cazar una idea que nos ayude a desarrollar lo que todavía no existe. Son caminos similares pero con objetivos diferentes: uno crea para descubrir, mientras que el otro sencillamente crea.

Decía Pablo Picasso que la inspiración existe pero tiene que encontrar al que la necesita trabajando. En el caso de Victor Hugo no fue así, como tampoco trabajando encontró la inspiración a August Kekulé, quien vio en sueños unas serpientes mordiéndose la cola y, al despertar, dibujó la estructura del benceno (un hexágono).

Stamps of Germany,1979.

Stamps of Germany,1979.

En el aclamado ensayo de Thomas S. Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, podemos leer un fragmento basado en el estudio de Jacques Hadamard, The Psychology of Invention in the Mathematical Field:

Entonces los científicos tienden a hablar de que “las escamas caen de los ojos” o del “destello de luz” que “baña” un rompecabezas antes sumido en las tinieblas, lo que permite que sus componentes se vean de un modo nuevo que por vez primera hace posible su solución. En otras ocasiones, la iluminación pertinente llega durante el sueño. No hay ningún sentido ordinario del término “interpretación” que se avenga a estos destellos de intuición a través de los cuales nace un paradigma nuevo.

Sin duda, es el caso de August Kekulé. La mente trabaja aunque el resto de nuestro cuerpo esté dormido. ¿Quién no ha soñado la resolución de un problema tras pasar la tarde enfrascado en él? O, peor aún, ¿quién no salió de aquel examen sin hallar la solución del problema que horas después se desveló en su mente? Es tan inhóspito el camino que nos lleva a la idea, que la inspiración a veces no la encontramos hasta que hemos recorrido gran parte él. Por eso, aunque en un determinado momento parezca que nos ha venido la inspiración, ese destello de luz no es más que el resultado de un conjunto de pensamientos encadenados.

Algunos encontraron la inspiración en sus vidas. A Love Supreme, el álbum que colocó a John Coltrane en la cima de los imprescindibles del jazz, tuvo como fuente de inspiración los diferentes pasos que dio Trane para salir de las drogas y encontrarse con Dios. La Generación Beat, con Jack Kerouac a la cabeza, es el caso más claro de que la inspiración reside en uno mismo.

Jack Kerouac (1922 -1969)

Jack Kerouac (1922 -1969)

Los más desgraciados son los que no encuentran la inspiración ni caminando, ni trabajando, ni durmiendo. Esto nos lleva a poner como ejemplo La muerte en Venecia, de Thomas Mann. Ascherbach viaja a Venecia en busca de la inspiración perdida. Allí encuentra a Tadzio, la belleza personificada, la representación de las verdades platónicas.

La muerte en Venecia tiene una parte autobiográfica que puede consolar al que ha perdido la inspiración. Y es que los grandes también temen a la página en blanco:

¡Oh musas, oh altos genios, ayudadme!

¡Oh memoria que apunta lo que vi,

Ahora se verá tu auténtica nobleza!

Dante Alighieri. La Divina Comedia, Infierno II

Anuncios

Acerca de Diego DZ

Madrid, 1988. Físico. En mis ratos libres corro y leo, también escalo y escribo.

Comentarios

30 comentarios en “Sobre la inspiración

  1. La voz o visión única está dentro del artista. El domino del medio y el oficio hacen posible que el resultado corresponda (en el mejor de los casos) a la idea. Sólo entonces puede hablarse de una honesta intención artística. Independientemente de sus resultados. –> http://wp.me/p1POGd-1zD

    Publicado por Triste Sina | 21 agosto, 2013, 1:20 PM
  2. Todo lo que nos rodea y ocurre no para de hablarnos: color, forma, sonido, palabra, estructura, número; amor, amistad, placer, dolor, muerte… Luego, como dice Triste Sina, está la visión del artista; también el oficio. Con todo, hay sequías; algunas definitivas.

    Publicado por madamebovary | 21 agosto, 2013, 3:33 PM
  3. Muy bueno el artículo, sobre todo la comparación entre ciencia y arte, me ha parecido una idea muy interesante.

    S2s

    Publicado por Palabra de Lost | 21 agosto, 2013, 4:29 PM
    • Muchas gracias. Nunca acepté el duelo “yo soy de ciencias” vs. “yo soy de letras”.
      Si te interesa la relación entre ciencia y arte te recomiendo que leas el blog Arte, Literatura y Ciencia: http://gustavoarielschwartz.org/
      saludos

      Publicado por Diego | 21 agosto, 2013, 4:33 PM
      • Acabo de echar un vistazo al blog que me has recomendado, y los títulos de las entradas me han parecido muy interesantes. Lo voy a seguir, muchas gracias por la recomendación.

        Creo que el duelo ciencias letras, no tiene sentido más que a los 18, porque luego todos acabamos por buscar la otra mitad del conocimiento, para rellenar los huecos que nos quedan.

        S2s

        Publicado por Palabra de Lost | 21 agosto, 2013, 5:43 PM
      • Si no que se lo digan a Chéjov: “La medicina es mi legítima esposa, y la literatura es mi amante”

        Publicado por Diego | 21 agosto, 2013, 6:47 PM
      • Creo que va a ser todo un placer seguirte… me alegro de haberlo echo.

        Publicado por Palabra de Lost | 21 agosto, 2013, 6:49 PM
      • Lo mismo digo 🙂 Tu último post es la base de mis peores paranoias.

        Publicado por Diego | 21 agosto, 2013, 6:54 PM
  4. Qué buen post, deja mucho material de reflexión. No creo que exista un solo artista que no tema a la página en blanco, o a la partitura en blanco, o al lienzo en blanco, o al escenario vacío. Lo interesante es vencer el miedo y empezar a llenar el espacio con entrañas, una y otra vez ir puliendo el oficio.
    Saludos

    Publicado por danioska | 21 agosto, 2013, 5:07 PM
    • Es inherente al oficio o a los que dedicamos parte de nuestro tiempo libre a escribir en un blog. Cuántas veces nos hemos encontrado, no sólo con el folio en blanco, sino con la mente en blanco. Tengo una libreta en la que apunto las entradas pendientes. Cuando veo que sólo quedan cinco sin tachar me entra el pánico.
      saludos!

      Publicado por Diego | 21 agosto, 2013, 6:51 PM
  5. Interesante entrada, Diego. Creo que en toda obra bien hecha (en cualquier campo, arte, ciencia, etc.), siempre encuentras algo de inspiración y mucho (tal vez más) de ‘perspiración’, es decir, constancia, trabajo, perseverancia, dedicación y… esfuerzo. Pienso que esa es la clave.
    Ayer mismo le hacía llegar a un amigo una frase del Rabino Tarfón, propia de la sabiduría de los judíos: “No es necesario que acabéis el trabajo, pero ninguno de vosotros es libre de abandonarlo.”
    Y por supuesto de acuerdo en la no separación de las “ciencias” y las “humanidades”, lo que C.P.Snow denominó “Las dos culturas”. http://es.wikipedia.org/wiki/Las_dos_culturas
    Saludos.

    Publicado por Rodrigo | 21 agosto, 2013, 5:58 PM
    • Efectivamente, sin dedicación y esfuerzo la inspiración no es nada. Un buen ejemplo es el de John Forbes Nash en “Una mente maravillosa”. Mucho trabajo y perseverancia hasta que en la escena del bar le llega la inspiración. Sus amigos sólo vieron 4 ó 5 mujeres 😉
      un abrazo

      Publicado por Diego | 21 agosto, 2013, 6:43 PM
  6. No sólo ideas encadenadas, también experiencias, lecturas, van modelando en la mente la obra poco a poco antes de salir a la luz en la forma que el artista decida expresarse 😎

    Publicado por Santiago Pérez | 22 agosto, 2013, 3:50 PM
  7. Muy buena la frase de Chejov. No sabes cuantas veces he tenido que escuchar en el trabajo los típicos comentarios de colegas excusándose por “ser de letras” o por “ser de ciencias”. Me parece un duelo nauseabundo y perverso.
    Abrazos

    Publicado por Lourdes | 22 agosto, 2013, 4:08 PM
  8. Buenos días compañero, nos conocemos hace muy poco, pero tu blog me ha gustado, así que después de dale algunas vueltas he decidido venir a nominarte al premios Liebster Awards 2013.

    Si quieres conocer los detalles, echa un vistazo a este enlace: http://palabradelost.wordpress.com/2013/08/22/liebster-award-triple-para-blog/.

    S2s

    Publicado por Palabra de Lost | 22 agosto, 2013, 7:33 PM
  9. Buen post, aveces la inspiración te llega de golpe y en otras ocasiones te abandona como una puta que a cobrado

    Publicado por Diegozpy | 23 agosto, 2013, 12:58 AM
  10. Facundo Cabral :”No estás deprimido, estás distraído, distraído de la vida que puebla”.
    Gracias por el articulo!

    Publicado por Ruben Demirjian | 23 agosto, 2013, 6:02 AM
  11. Hola Diego, te debía este comentario desde hace tiempo. Tu post me ha resultado, como siempre, muy inspirador. Pero ojo con eso de que la ciencia descubre lo que ya existe: ¿descubrimos la entropía? ¿O es una cantidad que definimos para trabajar con ella? Lo mismo con la energía, el momento o cualquier otra cantidad física. Y lo mismo ocurre con conceptos aun más fundamentales. Creo que Ciencia y Arte son aun más parecidos de lo que creemos. Ambos inventan mundos; la diferencia pasa por la forma de validarlos. Ya seguiremos hablando del tema. Un abrazo, G/

    Publicado por Gustavo Ariel Schwartz | 17 septiembre, 2013, 5:13 AM
    • Muy buenas Gustavo.
      Lo cierto es que siempre me he planteado esas preguntas y nunca he llegado a una conclusión que me satisfaga. Tuve un profesor que nos decía que la única forma de comunicarnos con extraterrestres sería empleando unidades naturales, ya que ellos, si han investigado, hubieran llegado a descubrir la velocidad de la luz y la constante de Planck. Con nuestro sistema de unidades (inventado) les damos un valor. Ellos le darían otro diferente.

      Tendría que pensarlo – otra vez – más a fondo, pero la entropía, por ejemplo, a pesar de ser una invención juega un papel fundamental en el Segundo Principio de la Termodinámica, algo que sí creo que es un descubrimiento, que existe en el universo (al menos que conocemos). Lo mismo, por ejemplo, con el momento angular: es una invención, sí, pero la conservación de esa invención es algo que también existe/existía antes de que se investigara.

      Es un tema peliagudo e histórico. Por ejemplo: ¿Hubiera sido posible desarrollar una matemática diferente a la que tenemos? Eso cambiaría las reglas del juego por completo.

      Un abrazo!

      Publicado por Diego | 17 septiembre, 2013, 7:55 AM
  12. Sí que es un tema peliagudo… y apasionante. Respecto de lo último que dices acerca de las matemáticas, te recomiendo que le eches un vistazo a los trabajos y las ideas de Emmanuel Lizcano Fernández. Puedes mirar un par de cosas aquí (http://sociored.uned.es/Lizcano/lizcano/cienci.htm) o también su magnífico libro “Metáforas que nos piensan”. Desde mi punto de vista la investigación científica tiene una componente de contingencia mucho mayor de lo que suponemos. Un abrazo, G/

    Publicado por Gustavo Ariel Schwartz | 18 septiembre, 2013, 12:03 PM
    • ¡Qué casualidad!…durante la comida he estado hablando de él, en especial de su artículo “La metáfora como analizador social”. No le conocía hasta hace un par de semanas que me lo recomendaron. Ahora ya no tengo excusa. Leeré el libro. Muchas gracias!

      Publicado por Diego | 18 septiembre, 2013, 1:44 PM
  13. Diego:

    Expones de manera muy interesante y acertada la problemática de la inspiración, poco se puede añadir. Asimismo los comentarios que han apostillado los lectores de tu relato, los enlaces con los que han contribuido y tus respuestas adjuntando también otros enlaces de mucha utilidad, han hecho de tu entrada un magnífico foro.

    Sólo deseo añadir, con evidente retraso, varias reflexiones, acaso con cierta reiteración sobre lo ya aportado.

    Existe un momento mágico para la inspiración que es esa hora sublime del amanecer, cuando no se está seguro de si se duerme soñando o se sueña despierto y las musas se muestran generosas aclarando las mentes.

    Otra oportunidad para captar la inspiración es cuando se hace deporte, caminando a paso firme durante una hora. En el momento en que el sudor comienza a empapar la ropa, los pasos se realizan con automatismo y la imaginación se libera de lo que alrededor acontece, es entonces cuando la inspiración acude presurosa a rellenar espacios vacíos.

    También es importante la introspección, cuando con ella se hace una barrera contra las situaciones que nos puedan perturbar y, ya en soledad, con la cercanía de buena música y una ventana hacia la lejanía, es cuando la inspiración suele aparecer.

    Saludos.

    Publicado por Félix C. Zorrilla | 14 septiembre, 2014, 12:35 PM
    • Muchas gracias Félix por tus aportaciones. No esperaba volver a ver actividad en este post pasado tanto tiempo 🙂
      Sin duda, de los escenarios que planteas, el mío es el del deporte. Salir a correr es fuente de inspiración.
      Saludos

      Publicado por Diego | 16 septiembre, 2014, 6:37 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: