//
estás leyendo...
Ciencia, Libros

Literatura fractal

Don Quijote de la Mancha. Ilustración por Ricardo Martínez Álvarez.

Don Quijote de la Mancha. Ilustración por Ricardo Martínez Álvarez.

Un libro me comentó que la mejor clase de creación literaria es leer Don Quijote de La Mancha. El lector atento podrá comprobar cómo pequeñas historias, tejidas con inteligencia, sentido y trabajo, conforman el argumento de la novela. Es un claro ejemplo de cómo se construye una buena historia: al argumento inicial se le adhieren tantos argumentos como el escritor desee, siendo éstos considerados argumentos iniciales para repetir el proceso, no de forma iterativa – como podría suceder en un problema matemático, en donde a un producto se le repiten exactamente las mismas operaciones que nos han llevado hasta él – sino variando determinadas variables.

En los años veinte del siglo pasado, Vladímir Propp realizó un análisis estructural de cien cuentos rusos que posteriormente pudo ser aplicado, sin ninguna transformación, a cualquier texto literario. Se trataba de encontrar los elementos constitutivos de los cuentos, algo que Propp denominó funciones, entendiendo que eran «las acciones de un personaje, descritas desde el punto de vista de su significado en el desarrollo de la intriga». Aunque el análisis fue realizado para distintos cuentos de hadas, su estudio es aplicable al resto de géneros.

Vladimir Propp en 1928.

Vladimir Propp en 1928.

En la Morfología del cuento, obra que reúne los estudios de Propp, se presentan cuatro observaciones antes de enumerar las funciones.

  • Las funciones de los personajes son elementos constantes y permanentes en el cuento, sean cuales fueren esos personajes y sea cual fuera la manera en que se realizan esas funciones. Las funciones son las partes constitutivas fundamentales del cuento.
  • El número de funciones que comprende el cuento maravilloso es limitado.
  • Aunque no todos los cuentos presentan, ni mucho menos, todas las funciones, la sucesión de funciones es siempre idéntica. La ausencia de determinadas funciones no cambia la disposición de las demás.
  • Todos los cuentos maravillosos pertenecen al mismo tipo en lo que respecta a su estructura.

Y las funciones a las que se refieren son:

  1. Alejamiento. Uno de los miembros de la familia se aleja.
  2. Prohibición. Recae una prohibición sobre el héroe.
  3. Transgresión. La prohibición es transgredida.
  4. Conocimiento. El antagonista entra en contacto con el héroe.
  5. Información. El antagonista recibe información sobre la víctima.
  6. Engaño. El antagonista engaña al héroe para apoderarse de él o de sus bienes.
  7. Complicidad. La víctima es engañada y ayuda así a su agresor a su pesar.
  8. Fechoría. El antagonista causa algún perjuicio a uno de los miembros de la familia.
  9. Mediación. La fechoría es hecha pública, se le formula al héroe una petición u orden, se le permite o se le obliga a marchar.
  10. Aceptación. El héroe decide partir.
  11. Partida. El héroe se marcha.
  12. Prueba. El donante somete al héroe a una prueba que le prepara para la recepción de una ayuda mágica.
  13. Reacción del héroe. El héroe supera o falla la prueba.
  14. Regalo. El héroe recibe un objeto mágico.
  15. Viaje. El héroe es conducido a otro reino, donde se halla el objeto de su búsqueda.
  16. Lucha. El héroe y su antagonista se enfrentan en combate directo.
  17. Marca. El héroe queda marcado.
  18. Victoria. El héroe derrota al antagonista.
  19. Enmienda. La fechoría inicial es reparada.
  20. Regreso. El héroe vuelve a casa.
  21. Persecución. El héroe es perseguido.
  22. Socorro. El héroe es auxiliado.
  23. Regreso de incógnito. El héroe regresa, a su casa o a otro reino, sin ser reconocido.
  24. Fingimiento. Un falso héroe reivindica los logros que no le corresponden.
  25. Tarea difícil. Se propone al héroe una difícil misión.
  26. Cumplimiento. El héroe lleva a cabo la difícil misión.
  27. Reconocimiento. El héroe es reconocido
  28. Desenmascaramiento. El falso queda en evidencia.
  29. Transfiguración. El héroe recibe una nueva apariencia.
  30. Castigo. El antagonista es castigado.
  31. Boda. El héroe se casa y asciende al trono.

Tomando las funciones de Propp en su conjunto, y extrapolando su validez a todos los géneros, podríamos decir que a la hora de elaborar una novela lo que se produce es un determinado número de iteraciones, en donde la operación no es siempre la misma, aunque sí pertenece a un conjunto finito de ellas. Es una manera burda de simplificar el proceso creativo, como lo es estructurar una novela en introducción, nudo y desenlace, pero que estudiosos del tema han verificado en reiteradas ocasiones.

Ahora bien, si una novela está formada por un conjunto de argumentos, y cada uno de ellos cumple unas determinadas reglas, ¿qué sucedería si se crease una novela sin fin, es decir, repitiendo el proceso de creación de argumentos a lo largo del tiempo? Este experimento mental nos permitiría ver una determinada estructura, como ya dedujo Propp, similar en todos los argumentos de la novela.

Benoît Mandelbrot / Getty images.

Benoît Mandelbrot / Getty images.

En 1975, Benoît Mandelbrot propuso el término fractal para denominar a los objetos geométricos cuya estructura se repite a diferentes escalas. Un ejemplo clásico para entender la geometría fractal es la visualización de la línea de costa desde diferentes distancias. Si observamos la silueta costera desde el espacio, seremos capaces de detectar los principales cabos, bahías, golfos… A medida que nos vamos acercando, perdemos la visión de conjunto para centrarnos en regiones que repiten la misma estructura vista desde puntos más alejados. Si seguimos procediendo de la misma manera, nuestro campo de visión será menor pero veremos lo mismo aunque a menor escala. Esta repetición nos permite, por decirlo en palabras de James Gleick, observar el infinito. Otro bello ejemplo nos lo ofrece la propia naturaleza: el romanescu, un híbrido de brécol y coliflor.

Romanescu.

Romanescu.

Como íbamos diciendo, nuestro experimento mental consiste en repetir el proceso de creación de argumentos hasta el infinito. Digamos que escribiríamos una novela fractal, es decir, una novela con subargumentos con la misma estructura que el argumento del que originan. Por simplificar el problema, tomemos por estructura de cada argumento el trío: introducción, nudo y desenlace. Supongamos también que un triángulo representa un argumento, siendo cada uno de sus vértices la introducción, el nudo y el desenlace.

Creación del Copo de nieve de Koch

Creación del copo de nieve de Koch

Von Koch curve

Copo de nieve de Koch/ Animación de António Miguel de Campos

Comenzamos con un triángulo (nuestro argumento inicial). Después le añadimos otro argumento en forma de triángulo invertido. Así procedemos, creando subargumentos con cada triángulo formado. La construcción obtenida tras decenas de iteraciones es conocida como Copo de nieve de Koch, otro sencillo ejemplo con el que se explica la geometría fractal.

Una novela convencional puede estar formada por un par de triángulos o poseer varios de ellos, dependiendo de la extensión que ésta tome. Demasiados triángulos hacen perder la visión del primero, y uno sólo deja a la novela pendiente de tres hilos. La clave está en saber introducir triángulos sin que éstos desdibujen el primero, pues en él reside la esencia de la historia, aunque sean los secundarios los que la sustenten. ¿Acaso podríamos eliminar el triángulo creado por Dulcinea?

———————————-

Este tema al parecer no es de cosecha propia (aunque antes de publicarlo ignoraba que hubiese gente que estudiara la literatura fractal. De hecho me ha sorprendido que se conozca como tal porque yo puse el título al azar…cosas de la vida). He descubierto a posteriori que es un tema estudiado en profundidad, por lo que aquí expuesto puede que no se enmarque dentro de lo que se conoce como literatura fractal.

Anuncios

Acerca de Diego DZ

Madrid, 1988. Físico. En mis ratos libres corro y leo, también escalo y escribo.

Comentarios

14 comentarios en “Literatura fractal

  1. Y tú te has detenido exactamente donde debías. No lo digo por tu impecable escritura, si no por mi capacidad de “comprendonio” (sobretodo en los últimos tiempos). Me has hecho pasar de Bruno Bettelheim, a Syd Field, a la sección aurea… Sherezada y las “noches blancas”. Y sin hacerme recobrar la cordura. Muy buena entrada, Diego.

    Publicado por Triste Sina | 14 octubre, 2013, 10:39 AM
  2. Estupendo post, nunca lo había planteado así en estos términos, pero es cierto, los argumentos realmente son así de limitados, solo se trata de combinarlos con acierto… pero no es tan fácil o todos seríamos capaces de escribirnos un quijote o dos 🙂

    Felicidades por el blog

    Bitterblink

    Publicado por unlibroparaestanoche | 14 octubre, 2013, 1:52 PM
    • Por suerte no se puede seguir una receta para escribir un buen libro. Hay una parte creativa que no puede ser simplificada, ésa que distingue a un escritor de un no-escritor. Todos sabemos imaginar un argumento, y casi me atrevo a decir que engordarlo con otros argumentos. Pero contarlo es otra cosa, supongo.
      Es un placer teneros de nuevo por aquí.
      saludos

      Publicado por Diego | 14 octubre, 2013, 2:16 PM
  3. La entrada es genial, y los fractales me alucinan. Lo de que en ellos puedes observar el infinito es muy acertado.

    Publicado por Claudia | 15 octubre, 2013, 8:50 PM
  4. Te felicito !
    Después de tu pots, sobra mi comentario .
    Hasta pronto.

    Publicado por Stella | 21 octubre, 2013, 1:14 PM
  5. Una entrada muy chula! Me ha encantado lo de las funciones, poniendonos físicos se diría son 35 elementos base del espacio de novelas xD. Me es inevitable preguntar por algunos títulos concretos de literatura fractal. Se me vienen a la cabeza los versos satánicos de Salman Rushdie.

    Publicado por Manu | 25 octubre, 2013, 12:43 PM
    • Gracias!
      Otro ejemplo es La historia interminable: Bastian lee un libro del que forma parte.
      Una película fractal sería Origen, cuando se meten en un sueño dentro de un sueño, que esta dentro de otro sueño…los diferentes niveles, creo que los llamaban.

      Publicado por Diego | 25 octubre, 2013, 1:19 PM
  6. Gracias Diego, muy buen post. Sobre fractales escribí una breve entrada en “El Frikismo ilustrado”: http://elfrikismoilustrado.blogspot.com.es/2009/08/sobre-fractales.html

    Publicado por Rodrigo | 5 noviembre, 2013, 10:49 PM
    • Muchas gracias. Los fractales dan de sí para hablar tanto como su forma.
      Tendré que leer a fondo “El Frikismo ilustrado” porque estoy viendo que hay cosas bastante interesantes. Gracias por el enlace.

      Publicado por Diego | 6 noviembre, 2013, 6:37 AM

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La escritura | Ya lo saben... - 14 octubre, 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: