//
estás leyendo...
Creación, Uncategorized

Porno literario

Entrada publicada en mi anterior blog el 31 de agosto de 2012.

erotica_364_635x

Añoro esos tiempos en los que nos sentábamos a la mesa mientras alguien leía la nueva entrega de “David Copperfield”. ¡Calla!, que no oigo la tele.

Millones de personas a la misma hora se sientan delante de un aparato que proyecta imágenes sobre la retina del espectador. Familias enteras – que no se han visto en todo el día – mantienen un inquietante silencio mientras escuchan con atención a un desconocido hablar desde ese aparato. Cuando la cena ha sido engullida, los viejos se sientan en un sillón y siguen mirando la caja mientras los más jóvenes se esconden en sus madrigueras y encienden diversos aparatos encargados de ponerles en contacto con gente que también posee esos aparatos. El mundo está conectado a la vez que desconectado. Ellos son felices, se emocionan cuando su interlocutor les envía un emoticono. Los sentimientos han sido empaquetados. Les gusta.

Al día siguiente, la familia sale de casa. Los mayores marchan en coche escuchando la radio en silencio, porque son educados y saben que mientras uno habla el resto calla. Los jóvenes viajan en metro enganchados a un aparato que, a las 7 a.m, les sigue manteniendo en contacto con personas que van a ver en pocos minutos. Les miro. Levanto la mirada por encima de mi libro (no electrónico, porque soy gilipollas y sigo pensando que existe un vínculo entre el papel y el lector) y escupo al primero que tengo delante. Con ligereza, el ser escupido se limpia la saliva que ha ido a parar a sus labios. Después me pide mi número de móvil. Se lo doy. Al cabo de unos segundos recibo un sms del ser escupido que dice: “ijo d la grn puta”. Como no tengo saldo y, por tanto, no puedo emprender una batalla virtual, le lanzo mi ejemplar de “Guerra y Paz” a la cara. El ser escupido se asusta. Tira de la palanca de emergencia. Las puertas se abren. Él huye y yo me río.

Cuando llego a mi lugar de destino, un compañero me dice que he sido TT en Twitter con el hashtag #hijodePutadelmetro. Al parecer, algún cibernauta ha grabado la escena del metro y la ha subido al youtube. Estoy siendo sometido a un juicio virtual.

El gobierno, presionado por la repercusión mediática que está teniendo mi arrebato subterráneo, ha decidido censurar el libro “Guerra y Paz” por incitar a la violencia. Todas las librerías de la ciudad lo están quemando. La población, asustada, busca en sus estanterías un maldito ejemplar de “Guerra y Paz” para tirarlo a la basura.

Por la tarde soy detenido, llevado a comisaría, encerrado en un calabozo y dejado en libertad sin cargos al cabo de dos días. Salgo de la comisaría. Camino. Llego a una librería y pido un ejemplar de “Guerra y Paz”. El empleado me informa que ese libro ha sido censurado por orden del gobierno. Le pido cualquier otro libro. Me dice que no hay libros, que han quemado todos. Le digo que estoy en una librería, que tiene que tener algo, aunque sea la mierda laminada de Dan Brown. No, no hay libros, me dice. ¿Qué tiene?, pregunto. Me contesta que porno literario. ¿Qué es eso?, pregunto sin ocultar mi ignorancia. El empleado saca una caja parecida a un televisor y me invita a meter la cabeza en ese cubículo. Cuando la tengo dentro, el empleado pulsa un botón. “On”. Imágenes estridentes me golpean la cabeza durante unos minutos. Cuando no puedo más, saco la cabeza y le digo que ha sido espectacular. ¿Te ha gustado?, me pregunta. Ya lo creo, le digo, he  disfrutado de todas las sensaciones que me transmite una novela en un par de minutos. Compro ese trasto y me lo llevo bajo el brazo. Cuando llego a casa lo tiro por la ventana. Acto seguido cojo un libro de mi estantería. Se llama “Fahrenheit 451”. Dicen que es ciencia ficción.

Anuncios

Acerca de Diego DZ

Madrid, 1988. Físico. En mis ratos libres corro y leo, también escalo y escribo.

Comentarios

16 comentarios en “Porno literario

  1. Espectacular.

    Nada más que decir. Bueno, si…yo también creo que hay un vínculo entre el papel y el lector que no da el libro electrónico. No, no lo creo…lo sé y lo siento así.

    Espectacular post. Qué envidia.

    Publicado por molinos | 8 diciembre, 2013, 6:55 PM
    • Este texto es de hace un tiempo y sigo pensando lo mismo, aunque de una manera más radical…será porque cada vez veo más tabletas y móviles y menos libros. Llegarán otros tiempos, seguro 🙂

      Publicado por Diego | 8 diciembre, 2013, 9:17 PM
      • Yo escribí algo sobre esto “40 cosas que (me) pasan con los libros” y me pasa algo parecido con la escritura a mano y el teclado.

        http://www.cosasqmepasan.com/2012/01/cosas-que-me-pasan-con-los-libros.html

        Publicado por molinos | 8 diciembre, 2013, 9:22 PM
      • Me quedo con este (también con el de que se pueden quemar XD)
        17.- Envejecen contigo. Compras un libro nuevo con 18 años. Una edición a estrenar, recién salida de la imprenta. Lo colocas en la estantería y cuando años después lo sacas para releerlo, recolocarlo o simplemente por curiosidad…descubres que le pasa como a ti. Inconscientemente te ves igual que con 18 años, pero al mirarte al espejo te das cuenta de que no es así. A tu libro le pasa igual, en tu cabeza seguía siendo un libro nuevo, recién estrenado…tiene la pinta que tenía cuando lo terminaste, pero al verlo ahora te das cuenta de que no es así, ha envejecido como tú, se ve viejuno.

        Te paso un enlace de una entrada relacionada que escribí en el otro blog:
        http://agolpedepluma.wordpress.com/2013/03/31/abajo-las-pantallas/

        Publicado por Diego | 8 diciembre, 2013, 10:43 PM
      • Ya he visto el enlace…qué dolor…blanco sobre negro. Lo he leído por ser tú. XD

        Yo tengo manía también a escribir en el ordenador, aunque lo hago a diario…pero prefiero a mano.
        http://www.cosasqmepasan.com/2013/06/una-docena-de-razones-para-seguir.html

        Publicado por molinos | 9 diciembre, 2013, 6:22 PM
      • Sí, el blanco sobre negro era horrible. Siempre pensé en cambiarlo y al final cambié de blog…

        Me pasa exactamente lo mismo que comentas en tu entrada. Escribo en cuatro cuadernos distintos: dos relacionados con el blog, y otros dos con otros temas. Sin duda, es mucho más personal, a parte de que la escritura a mano te permite ordenar las ideas. Pocas veces escribo una entrada sin antes haber escrito a mano. Gracias por el enlace, me estoy partiendo de risa con “¿Vas camino del viejunismo?”. Me pilla lejos pero he podido ver cómo el viejunismo ha atrapado a la gente. Aunque discrepo con lo de las esquelas…hasta hace tres años las coleccionaba XD

        Publicado por Diego | 10 diciembre, 2013, 11:23 AM
  2. Tu deberías dedicarte a esto de escribir.

    Publicado por INSOMNE | 8 diciembre, 2013, 10:42 PM
  3. #hijodePutadelmetro Ya está iniciada la secuencia en twitter 🙂 te vas a cagar chaval.

    Qué decir, me gustó mucho la historia, felicidades.

    Publicado por Dessjuest | 9 diciembre, 2013, 6:26 AM
  4. ale, llegué aquí gracias a Dessjuest, me ha encantado, me quedo!

    Publicado por Nei | 9 diciembre, 2013, 8:45 AM
  5. Hola Diego,
    No sé qué decirte (y mira que es difícil dejarme sin palabras :-)) es una entrada fantástica. No sé a qué te dedicas, pero eso de escribir, vamos, se te da de…!
    Yo tengo que confesar que me gusta escribir con pluma y sobre papel, pero esto del ordenador me está ganando terreno. Aunque aún tengo mi cuaderno en donde dejo mis primeras ideas sobre lo que luego escribo.
    Un abrazo y cuídate de esa campaña de Twitter 🙂

    Publicado por María | 10 diciembre, 2013, 5:49 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: