//
estás leyendo...
Fragmentos, Montaña y deporte

Corriendo junto a Whitman

Quien haya llegado a las zonas altas de la Pedriza – sobre todo cerca del Yelmo – sabrá que las despedidas son comunes. No es de extrañar ver a un grupo de montañeros comer con la espalda apoyada en una pared salpicada de nombres y dos fechas, la de nacimiento y muerte. Parece que la despedida en la montaña es escueta, como ella, difícil y sencilla; no admite grandes artificios porque el lugar lo dice todo.

Hoy bajaba entre rocas tan rápido como la verticalidad me permitía. Avanzaba pensando en lo lejos que me encontraba del humo, de las celebraciones futbolísticas y del frenético movimiento de la ciudad. Al otro lado del río, presidiendo el Circo de la Pedriza, se levantaba el Yelmo. Corría casi a su altura, rodeado de rocas que llevan en la misma posición millones de años, cuando una placa metálica pegada a una de ellas llamó mi atención. Me detuve en seco y leí lo siguiente:

AGUSTÍN

1917 – 1980

Recuerda mis palabras, tal vez yo vuelva,

Te amo, abandono lo material,

Soy como algo incorpóreo, triunfante, muerto.

Si no me encuentras al principio

No te descorazones

Si no estoy en un lugar

Me hallarás en otro,

En alguna parte te espero.

(Walt Whitman)

Lo primero que me vino a la mente fueron las despedidas del Yelmo y la diferencia de ésta con respecto a las otras. No era escueta. No se limitaba a un nombre y dos fechas. La razón no podía ser otra más que Agustín amaba la Pedriza pero no murió allí.

IMG_20140525_105044

Hice una fotografía a la placa y continué corriendo mientras daba vueltas a ese tal Agustín que tuvo la mala suerte de morir con 63 años. Debió ser un tipo agradable, montañero, lector y sencillo. Seguro que nunca imaginó que 34 años después de muerto alguien le dedicaría unas líneas en una plataforma virtual que todavía no se había inventado. Pero así es.

Si no estoy en un lugar

Me hallarás en otro,

En alguna parte te espero

Estos son los versos con los que me quedo, los que resumen la vida en la montaña. Por muy escondido que uno se encuentre, siempre habrá un lugar en el que se esté. Nunca estamos perdidos.

Anuncios

Acerca de Diego DZ

Madrid, 1988. Físico. En mis ratos libres corro y leo, también escalo y escribo.

Comentarios

8 comentarios en “Corriendo junto a Whitman

  1. Es cierto, Diego,
    Nunca estamos perdidos porque en un lugar o en otro siempre viviremos. Aunque sea en el recuerdo.
    Whitman, uno de mis favoritos.
    Muy buena entrada.
    Un abrazo…

    Publicado por María | 25 mayo, 2014, 7:11 PM
  2. El periodo Whitman en la vida de una persona es muy bonito :).

    He dado unas cuantas vueltas por esa zona yo también (y no sabes cuánto lo echo de menos) pero esa placa nunca la he visto. Eso que dices de que nunca estamos perdidos, unido a la sensación de permanencia e inmutabilidad que trasmite la montaña y a las lacónicas lápidas clavadas a sus rocas forman parte de un diseño que parece acompañarnos toda la vida.

    Publicado por Miguel | 26 mayo, 2014, 12:47 PM
    • No me extraña que lo eches de menos. Cambia el ánimo estar entre esas formaciones únicas.
      Para la próxima acuérdate que es el PR-MI. Desde Cantocochino subir hasta las Torres de la Pedriza (por el margen izquierdo del río) y bajar dirección oeste. En una roca en mitad del camino está la placa. No es una bajada sencilla pero es entretenida 🙂
      un abrazo

      Publicado por Diego | 26 mayo, 2014, 1:06 PM
    • La placa está entre Tres Cestos y Cancho Centeno en el PR-1. Leerla en ese lugar, cuando vas sólo produce unas sensaciones singulares e intensas. Sobre todo dedicadas a una persona que ha fallecido

      Publicado por Alejandro | 8 noviembre, 2016, 8:31 PM
  3. Hoy he vuelto a pasar por delante de esa placa, que, como siempre, más que conmoverme, me hace pensar en el después de la muerte. En si existiremis como algo con voluntad, y con la capacidad de volver y de estar en algun lugar, o en alguna otra conciencia. Por cierto, la placa no está cerca del Yelmo. Está en el PR-1 entre el Cancho Centeno y Tres Cestos, si no me equivoco. Gracias por hablar de ella y de Whitman.

    Publicado por Alejandro | 8 noviembre, 2016, 8:27 PM
    • Qué alegría recibir un comentario después de meses sin subir nada, y encima en una entrada que recuerdo de vez en cuando. Desde aquel día yo no he vuelto a pasar por la placa. Algún día haré la circular pasando por allí. En efecto, no está en el cerca del Yelmo. Lo escribí rápido y parece que indico que está a las faldas del pico. Supongo que no tiene demasiada importancia su ubicación.
      Gracias por el comentario.

      Publicado por Diego DZ | 8 noviembre, 2016, 8:35 PM
      • Me alegra que recibas con alegría el comentario. En realidad, no tendría importancia la ubicación de la placa, tienes toda la razón. Sin embargo, hay determinados lugares, determinadas perspectivas de las rocas, de sus pendientes, de lo abrupto, salvaje e incluso terrible de su naturaleza que, al menos en mi caso, cuando paseas solo en un día soleado, pero frío, y te dejas perder entre ellas, te sumerjen en sensaciones que ya de por si tienen mucho en común con el texto de la placa. Esa zona orlada por unas de las formaciones rocosas más intrigantes, desde mi percepción personal, y casi siempre solitarias, y ese punto concretamente, en el que por un momento, parece que el sendero se interrumpiera y que la única forma de seguir fuese afrontar un temor vinculado a la muerte y al extravío, me parece uno de los más especiales para que permanezcan esas frases, ojalá que eternamente.

        Publicado por Alejandro | 11 noviembre, 2016, 8:22 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: